Territorio Axarco. Otra mirada al arte contemporáneo de la Axarquía

Título: Territorio Axarco. Otra mirada al arte contemporáneo de la Axarquía

Artistas: Rafael Alvarado, Rosalid Burns, Pedro Casermeyro, Eugenio Chicano, Fernando de la Rosa, Robert Harding, Francisco Hernández, Sabina Huber, Caroline Krabbe, Chema Lumbreras, Perry Oliver, José Melguizo, Sebastián Navas y Cayetano Romero

Fechas: Del 3 de julio al 30 de octubre de 2020

Horario: de martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00hs
Domingo de 10:00 a 14:00hs
Lunes y festivos cerrado.

La comarca de la Axarquía (o Ajarquía), corresponde a un conjunto geográfico  situado en la parte oriental de la provincia de Málaga. Su denominación alude a un pasado árabe de gran esplendor económico y social. Axarquía es una palabra de origen árabe que hace referencia a la situación hacia el Este de un lugar y que en la provincia de Málaga ha pervivido como denominación de su comarca más oriental. La Axarquía se compone de 31 municipios, siendo los más importantes los de Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Torrox y Nerja. Esta Comarca está llena de contrastes que van desde el paisaje montañoso y agreste de sus sierras hasta sus ricas vegas. Viñas, frutales, mangos, aguacates, olivos, nísperos, almendros, chirimoyas y otros cultivos nos encontramos por cada uno de sus rincones. Las fábricas de azúcar abandonadas, los ingenios, los apeadores del tren de otras épocas, las torres almenaras y los cortijos de paseros.

Con esta muestra sólo se pretende representar una parte de la creación de alguno de los artistas que viven, trabajan o han trabajado en la comarca en los últimos años. Profesores de instituto, directores de salas de exposiciones, extranjeros afincados en el campo, alumnos de grandes pintores de la comarca, artistas afincados en los pueblos y que participan de la vida social y cultural de ellos. Algunos de ellos, pertenecieron al inicio de aquella llamada tercera generación de artistas malagueños.

Entre los artistas representados en TERRITORIO AXARCO están: Rafael Alvarado, la chilena Rosalid Burns (Frigiliana), Pedro Casermeyro, Eugenio Chicano, Fernando de la Rosa (afincado en Chilches), el inglés Robert Harding (Torrox), el melillense afincado en Vélez-Málaga Francisco Hernández, la alemana Sabina Huber (Rincón de la Victoria), la danesa Caroline Krabbe (Frigiliana), Chema Lumbreras, el americano Perry Oliver (Frigiliana), José Melguizo (Maro), Sebastián Navas (La Cala del Moral) y el onubense Cayetano Romero (Torre de Benagalbón). Contaremos, por tanto, con la presencia de 14 creadores: 10 pintores y 4 escultores.

Rafael Alvarado nos trae su pintura comprometida, sobre el dolor de las víctimas de la emigración, sobre los ángeles cotidianos, sobre la crisis económica y sus efectos, sobre la resistencia y la muerte. Formado en el estudio del pintor veleño Francisco Herández entre 1980 y 1986 y participante activo en la sociedad civil en pro de la cultura. Alvarado nos trae una obra warholiana sobre la boda de un pintor a principio de los años ’80, donde nos enseña a tod os los jóvenes pintores que marcaron el arte en la localidad en los últimos años, reivindicando la figura de su maestro y del pintor pop malagueño Chicano.

Rosalind Burns, artista chilena, pero con amplia formación y experiencia en los EEUU como profesora de dibujo y pintura. Además de comisaria en ambos continentes, posee un trabajo artístico en la pintura que recorre  el espectro entre lo figurativo y lo abstracto. En esta ocasión no enseña pequeños rincones de su Frigiliana teñidos de añil.

Pedro Casermeyro, el artista más joven de la muestra, que compartió estudio con Alvarado unos años, nos acerca la sátira de la política, la religión, de la tauromaquia, el fútbol, de los dibujos animados clásicos, de la crisis, de la soledad y los miedos. Aviones cargados de personajes, el copo de madrugada, y libros decorados con cargadores de móvil son algunas de sus propuestas en este marco.

Eugenio Chicano, el gran artista malagueño nos atrapa con dos piezas de diferentes épocas, un óleo del año 1999 que representa una torre alminara de la localidad de Lagos perteneciente a la serie «Paisajes de Andalucía» y su mirada del «Bodegón con tres cahorros» del pintor francés Paul Gauguin que se encuentra en el MoMa de Nueva York.

También, observamos la obra abstracta de Fernando de la Rosa, partícipe de la programación artística de salas en los espacios educativos de la comarca, con obras sobre lienzo y técnica mixta de gran formato. Artista autodidacta, construye lugares de color y líneas rectas en cada obra a través de su lenguaje pictórico único.

El sexto integrante de la muestra es el inglés Robert Harding, afincado en la zona desde hace 40 años. Harding con amplia experiencia en obra en espacios públicos en toda Europa, trae 3 piezas de aluminio y acero inoxidable y corten. Toda su vivencia vital la traslada a su obra, muy integrada en la naturaleza, a su entorno. Trabaja con cualquier material, teniendo una obra artesana con una depuración estética y finalización perfecta.

Francisco Hernández, el artista referente de la comarca aporta a la muestra dos obras cedidas por un coleccionista privado de la localidad. En la primera tenemos uno de sus cristos que lo convirtieron en el gran imaginero de la Semana Santa veleña. El segundo óleo es una de sus muestras sobre el trabajo el pintor, mostrando sus famosas cabras.

Caroline Krabbe, hija de los artistas daneses Arne Haugen Sorensen y Dorte Krabbe afincados en Frigiliana, es autodidacta. A caballo entre España y Dinamarca, ha dirigido galerías en España y pertenece a un importante colectivo de artistas del país eslavo. Nos presenta en la muestra sus coloridos acrílicos de ingenia frescura y cierto aire entre naif y pop.

Otra de las mujeres representadas en esta muestra es la alemana Sabina Huber. Sabina nos presenta algunas piezas de la serie «Entre Plásticos». Obras realizadas con los plásticos agrícolas recogidos en las basuras en torno a los invernaderos, mezclados con alambres oxidados. La obra nos invita a reflexionar sobre el mar de plástico que se observa al viajar por las carreteras en esa parte del Mediterráneo y en la necesidad del reciclaje. Utilizar lo viejo, lo feo, lo maldito para construir belleza.

Chema Lumbreras, incentivador de artistas jóvenes desde sus enseñanzas en el instituto donde trabajaba, nos trae obra pictórica inédita de hace unos años y una instalación de techo con cuerda, papel, alambre y hojas, que soportan el mundo. Este es el mundo en el que vive Lumbreras, el mundo de las fábulas de los animales y mujeres hermosas. Los conejos y las ratas esperan que nos vayamos pasillo adelante para volver a moverse y seguir corriendo tirando de la calabaza o sus pastillas de colores.

El americano Perry Oliver, abandonó su importante trayectoria gráfica en 1999 para comenzar un idilio con la escultura. Esculturas de suelo y de pared, pesadas y coloridas, hierro y otros materiales, constelaciones, cuerpos y mentes. La fragilidad de sus palabras contra la firmeza de los pesados materiales.

José Melguizo, artista de Maro, aporta la visión más abstracta, más matérica, más simbólica, más cercana a los acantilados y a la plantaciones cercanas al mar. Artista influido por Tàpies y su informalismo y su pintura matérica, y por Beuys.

Sebastián Navas, retrata el horizonte cotidiano de su vida. La playa, los veraneantes, las torres de vigilancia de bañistas, las carreteras, el paisaje industrial y la antiguas estaciones de un tren muerto. Nos enseña su maestría con la tinta china y la acuarela. El dominio total del agua y del tiempo. Fotografía en blanco y negro y tinta.

Y el último artista presente, Cayetano Romero, sufre con la pintura, le duele. En esta ocasión nos acerca a sus objetos recogidos en el campo axárquico en sus largos paseos matinales. Trozos de hueso, hojas, palitos, madera de encina, guijarros de playa, ladrillos laminados por el mar son sus armas. Dominio de la cerámica gres y la poética de los objetos.

En una entrevista que el comisario Hans Ulrich Olbrist le realizó a Lucy Lippard, crítica, escritora y comisaria feminista americana en el año 2007, le comentó:  «me gusta pensar sobre los asuntos rurales, sobre el uso de la tierra…pero en el fondo siempre estoy pensando en el arte. El arte me ha adiestrado a hacer lo que quiera. Las ideas que cogí de los artistas han dado forma a mis maneras de mirar el mundo». Así miro yo también mi mundo, con los ojos de otros.

Esta exposición colectiva no es más que una reacción en cadena, fichas de dominó cayendo una tras una, un intento de trazar mapas. Miren el mundo después de contemplar la mirada de estos 14 artistas en su obra.

Para terminar solo me queda un deseo: disfruten esta exposición y no se olviden nunca de mirar y tocar. Y tampoco dejen de recorrer la callejuelas de los pueblos de la Axarquía, les aseguro que es una pequeña porción del Campo Elíseo. No se defraudarán. Calles y estampas similares a las que observan recorriendo los rincones de culquiera de la Sierras de la provincia de Málaga.

Antonio Sánchez
Comisario de la exposición